Manifestación por la independencia del Museo Patio Herreriano

Noticia recuperada de PERIODISTADIGITAL.COM

 

La polémica que se arrastra desde este verano en el mundillo del arte, primero vallisoletano y ahora ya español como mínimo -desconozco si se ha extendido fuera de nuestras fronteras- sobre la celebración en Valladolid de los 75 años de la ONU junto con la de los mismos de Cristobal Gabarrón y precisamente mediante una exposición de este mismo autor, fue objeto de análisis en estas páginas el pasado día 15.10.20 bajo el título “Polémica sobre Gabarrón” , en artículo que suscribía yo mismo, y sobre lo que me veo obligado a volver porque se ha celebrado una manifestación en su contra el pasado jueves, 22 de octubre, vispera de la inauguración de la exposición en el Museo Patio Herreriano que conmemora ese 75 aniversario de la ONU y del artista Cristóbal Gabarrón. A lo que hay que añadir una sonora petición de varias asociaciones artísticas de que dimita Ana Redondo, la concejala de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid.

Digo que me veo obligado a volver sobre el tema porque por mí hubiera sido suficiente lo que explicado en aquel artículo, pero es la primera vez que oigo hablar de una manifestación en contra de una exposición concreta, de un autor también concreto, y de la independencia artística frente a la manipulación política del arte. Más notable cuando es bien sabido que la mayor parte de los artistas en este país es de izquierdas y los políticos contra los que se protesta –incluida concejala de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid que se pide dimita- también lo son. Me ha parecido verdaderamente notable y que muy grande tiene que haber sido la metedura de pata política para que se haya producido esta enorme reacción, que ha dado lugar incluso a la creación de una plataforma ciudadana.

El Herreriano no se toca

Lo cierto es que la plataforma ciudadana ‘El Herreriano no se toca’ y la Asociación de Artistas Visuales Agrupados de Castilla y León (AVA CyL) salieron a la calle en la tarde del jueves pasado, día 22, a las 20 horas, para rechazar frente al Ayuntamiento de Valladolid, en la Plaza Mayor, la “injerencia política” del equipo de Gobierno que encabeza Óscar Puente en la programación del Museo Patio Herreriano, donde mañana viernes se inaugurará parte de esa exposición conmemorativa de la ONU y de Cristóbal Gabarrón.

Me llegó la convocatoria de la manifestación por las entidades referidas, a través de las dos asociaciones de pintores a las que pertenezco, y ya había quedado con varios compañeros en asistir cuando un imprevisto me lo impidió. Me hubiera gustado estar no solo para unirme a la protesta sino para constatar la celebración y el tono en que se producía. La foto publicada en la prensa, dado lo reducido del colectivo del que se trata, es bastante significativa, y supongo transcurriría sin incidentes, teniendo en cuenta el grado de civismo del que creo podemos presumir los artistas. Veamos la cuestión desde este nuevo ángulo.

Según explican desde la plataforma, el Consistorio ha intervenido en la programación “imponiendo por su cuenta una exposición de Cristóbal Gabarrón, saltándose el criterio de su director, Javier Hontoria, y los estatutos de la Fundación Municipal de Cultura”. Además, denuncian que el equipo de Gobierno municipal ha desoído las indicaciones de las principales asociaciones del mundo del arte contemporáneo nacionales, entre las que citan AVA CyL, la Unión de Artistas Contemporáneos de España (Unión_AC) o el Instituto de Arte Contemporáneo (IAC).

¿Quién censura, los artistas o los políticos?

La concejala de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid, Ana Redondo, el domingo 18 de octubre publicó en ‘El Norte de Castilla’ un artículo titulado ‘Censura’, donde calificaba como “sorprendente” el “veto” del director del centro, Javier Hontoria, a la exposición organizada por el Consistorio, ya que, en su opinión, “su función debería ser defender a los artistas del sectarismo”.

El director del Museo, Javier Hontoria, salió dos días después al paso de esas declaraciones y desde la misma tribuna de las páginas de opinión del citado diario, sentenciaba: “Gabarrón tendrá su exposición en el Patio Herreriano, pero eso no lo convierte en artista”.

También se pronunció sobre la polémica en su blog personal por el teniente de alcalde del Ayuntamiento, Manuel Saravia, que calificó de “contrahomenaje” la exposición, mientras que el alcalde, Óscar Puente, defendió que el equipo de Gobierno municipal “no se ha inmiscuido en la programación del Patio Herreriano nunca”. “Que venga una exposición con ocasión del 75 aniversario de la ONU de la mano de un artista que toda su vida ha trabajado en Valladolid y que tiene obra expuesta en todo el mundo, decir que eso sea una injerencia es no entender nada”, sentenció.

(Barandillas junto al río Pisuerga. Gabarrón)

Sobre la injerencia política en el Museo Patio Herreriano

La polémica ha sido tal que ha llegado estos días a la web hoyesarte.com, el diario nacional más difundido sobre arte –y con cierta inclinación izquierdista, dadas la ayudas económicas que necesita una publicación de este tipo- que el mismo 22 de octubre publicaba: “La Mesa Sectorial del Arte Contemporáneo de España, compuesta por la Asociación de Directoras y Directores de Arte Contemporáneo de España, el Consorcio de Galerías Españolas de Arte Contemporáneo, la Federación Estatal de Asociaciones de Gestores Culturales, el Instituto de Arte Contemporáneo, la Asociación de Mujeres en las Artes Visuales y la Unión de Artistas Contemporáneos de España, expresa su rotundo rechazo a las injerencias políticas que ha sufrido la dirección del Museo Patio Herreriano en su programación”.

Y añadía: “Por todo ello pide responsabilidad política, solicitando la dimisión de Ana Redondo, concejala de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid, por los siguientes motivos:

– No conocer ni entender su función como responsable político con relación al Museo Patio Herreriano y por el inaceptable desdén hacia las decisiones técnicas tomadas por la dirección del mismo. Un buen gestor de lo público fomentará la independencia científica practicada por equipos profesionales y facilitará los recursos presupuestarios y humanos necesarios para desarrollar su labor. Nunca tratará de imponer su voluntad o intereses personales en la programación.

– Ordenar desmontar la exposición de la prestigiosa artista Eva Lootz, Premio Nacional de Artes Plásticas, antes de finalizar su periodo de exhibición, para programar una muestra sin contar con el consenso de la dirección del museo y sin atender a sus criterios técnicos, lo que no sólo contraviene el Documento de Buenas Prácticas en Museos y Centros de Arte, sino que supone una interpretación de la gestión de lo público por un responsable político francamente reprochable.

Debe someterse el arte al dictado de los elegidos en las urnas

– Menospreciar públicamente a la Dirección del Museo, a quienes han formado parte de su programa, y al conjunto de la comunidad artística en el artículo aparecido el domingo 18 de octubre, en El Norte de Castilla, y en el que sugería, en un tono vulgar y despreciativo inaceptable en quien ostenta un cargo público, que el Museo Patio Herreriano ha de someterse al dictado de quienes han sido legítimamente elegidos por la ciudadanía. Esto supone un nuevo ataque a la independencia del programa de la Dirección del Museo, elegido, insistimos, en un concurso público amparado por el Documento de Buenas Prácticas.

Por estas razones la Mesa Sectorial del Arte Contemporáneo pide que se rectifique por parte del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Valladolid, y no se programen actividades ni exposiciones que no cuenten con el visto bueno de la dirección del museo, respetando las Buenas Prácticas mediante el fomento de la independencia y la gestión profesional del museo.

Declaraciones interesadas

La prensa del 22 de octubre recogía también que el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha sugerido que si los creadores dedicaran «el diez por ciento de sus energías» a promocionar el arte contemporáneo en lugar de «a denostar a un compañero» como Cristóbal Gabarrón, sus museos no tendrían unos números de visitantes «tan bajos».

Puente ha mostrado su rechazo a entrar en una polémica –la relacionada con la exposición sobre el 75 aniversario de la ONU y de Cristóbal Gabarrón– que «a la mayor parte de la ciudadanía no le ha interesado nada», pero acto seguido se ha dirigido a «ese microcosmos» que representan los creadores de arte contemporáneo para invitarlos a dedicar «el diez por ciento de sus energías» a la difusión del arte contemporáneo, tras lo que ha constatado la «caída espectacular de visitantes» que ha sufrido el Museo Patio Herreriano de Valladolid, espacio municipal para este tipo de arte.

Tras participar en un acto relacionado con el centenario de Miguel Delibes, el regidor vallisoletano ha defendido la «dilatada» trayectoria de Gabarrón, cuyas obras han recorrido «todo el mundo», cosa que «no puede decir la mayoría de los artistas que exponen en el Patio Herreriano».

División de opiniones entre los políticos

Óscar Puente también se ha referido a la opinión del primer teniente de alcalde, Manuel Saravia, quien calificó de «desmesura» y «contrahomenaje» a Gabarrón esta muestra, unas declaraciones que al primer edil le «sorprenden un poco», después de no haberlas escuchado en la reunión del Patronato del museo, a pesar de lo cual ha sentenciado que «cada uno tiene su opinión».

Efectivamente, el 18 recogía la prensa declaraciones en que Manuel Saravia califica la exposición de Gabarrón de contrahomenaje. “El teniente alcalde del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia, lamentó hoy que la exposición “amable y sensata” prevista en la ciudad de Cristóbal Gabarrón se ha convertido en un “contrahomenaje” por ser una “desmesura”. En nombre de la formación Valladolid Toma la Palabra, consideró que el “desembarco” de la “magna” muestra que se está instalando en numerosos puntos de la ciudad (plaza de San Pablo, calle Jorge Guillén y Museo Patio Herreriano, entre otros) ha desbordado todas las expectativas y no tiene “mucho sentido de la medida”.

En un artículo publicado en su blog con el título ‘Lo sentimos, Gabarrón, no es tu día’, Saravia apuntó que su grupo municipal no valora la calidad artística de sus obras ni sobre lo que se dice sobre sus maniobras políticas”. Eso sí, señaló que ningún artista plástico de Valladolid ha recibido “semejante” homenaje en la ciudad en las últimas décadas. Algo que el también concejal de Planeamiento Urbanístico y Vivienda, junto a los dos ediles de la formación, ya ha trasladado al alcalde Óscar Puente y la concejal de Cultura y Turismo, Ana Redondo. “En política también hay que tener en cuenta lo que puede dar de positivo una determinada acción, sino también los apoyos que quita y el descrédito que supone. Tiene que haber una proporcionalidad en la acción de gobierno”, aseveró.

En cuanto al hecho de vincular los 75 años del artista vinculado a Valladolid con el aniversario de Naciones Unidas y de la Declaración de Derechos del Hombre, Manuel Saravia manifestó que no tiene sentido. “Hay muchísima gente que nació en 1948 que ha hecho muchísimo por los derechos humanos, incluso, quizá, más que tú, y que no se le homenajea en absoluto”, sentenció. En este sentido, pidió al artista no aprovechar “cualquier cosa” para “engrandecer” su destino.

El teniente de alcalde también reflexionó en su blog, según recogió la Agencia Ical, sobre el director del Patio Herreriano, Javier Hontoria, al manifestar que el gerente de un museo no es Luis XIV ni puede hacer lo que le “dé la gana”, ya que tiene que cumplir un programa museístico. “Un museo no es una carcasa para llenar de lo que sea. Un museo no es nada sin su programa. Que puede (y debe) exponerse al responsable político. Que debe (y puede) hablarse y tener sentido cultural”, concluyó.

(Instalación, frente a la Iglesia de San Pablo, de una de las obras principales de la exposición de Gabarrón)

Una esfera de más de seis metros de diámetro

Entre tanto, ya comenzab la instalación de una de las obras que forma parte de la muestra conmemorativa de esa efeméride. A los pies de la Iglesia de San Pablo podían verse las primeras piezas del ‘El universo de la luz’ de Cristóbal Gabarrón. Una esfera de más de seis metros de diámetro rodeada de una cadena humana de figuras que antes lució en otros escenarios internacionales también emblemáticos, como Nueva York, Ginebra, Amsterdam y Bruselas.

Los neoyorkinos pudieron contemplar en 2015 la obra en el interior de Central Park con motivo de los 70 años de esta organización. Efectivamente, un lustro después, ha aterrizado en Valladolid con cinco esculturas más, 75 en total, una por cada año de la ONU, que pretenden simbolizar la «convivencia, la diversidad y la unión» por la que trabajan las Naciones Unidas. La exposición se titula “Cristóbal Gabarrón. Un humanista del color 207520”/ Retrospectiva”, que se divide entre el interior y exterior del Museo Patio Herreriano y los alrededores de la iglesia de San Pablo a partir del día 24.

La controversia de Valladolid

Lo curiosos es que la elección de la capital vallisoletana para homenajear esta fecha tan emblemática de la ONU ha respondido al papel que jugó la ciudad en los años 1.550 y 1.551 al albergar, en la capilla del Colegio de San Gregorio, el primer debate universal sobre los Derechos Humanos, en lo que se conoce como “La controversia de Valladolid”.

Este acontecimiento se produjo porque el fraile dominico, filósofo y teólogo Bartolomé de las Casas denunció las atrocidades cometidas en las Américas tras la conquista de los españoles y defendió los derechos de los indígenas.

Pero el motivo de la elección de Valladolid para esta celebración ha quedo eclipsado por la polémica sobre Gabarrón, un creativo autodidacta –sin estudios de arte- que ha sabido venderse bien y vender bien su discutida obra todos estos años. Es el problema de la producción informalista y abstracta, que puede abordarla cualquiera y si consigue algunos apoyos puede incluso, sin saber nada, llegar muy lejos.

En fin, que el tema Gabarrón da para mucho. Me manda un amigo dos link de artículos a este respecto, que van a destapar toda la cuestión, pero que por su longitud no podemos reproducir aquí, así que damos los link para que puedan acceder ustedes en la nube: “Contubernio en el museo. El asalto político al Patio Herreriano y el fangoso historial de Cristóbal Gabarrón”, de Elena Vozmediano; y
https://www.fronterad.com/contubernio-en-el-museo-el-asalto-politico-al-patio-herreriano-y-el-fangoso-historial-de-cristobal-gabarron/?fbclid=IwAR0Tb6sck7IclqJSofte_Ex_TCKV8q0k00pvN7W9tg0KfkT0uIRbLOnaLzg

“‘Gabarrón Veritas’ ¿Cómo un artista con una obra tan majestuosamente mala ha llegado tan lejos?”, de Juan José Santos Mateo

https://ctxt.es/es/20190206/Culturas/24333/Juan-Jose-Santos-Cristobal-Gabarron-obra-PP-Rita-Barbera-Urdangarin.htm