La pandemia arrasa a la cultura

Noticia recuperada de LACRONICADESALAMANCA.COM

Y la llena de incertidumbres en un año crítico

 

Ical.- En septiembre la Fundación Jesús Pereda, de CCOO, presentaba el segundo estudio ‘La cultura en Castilla y León’, que reflejaba la caída del 11,5 por ciento del empleo en el sector cultural en Castilla y León entre 2011 y 2019, frente al 17,3 de aumento que experimentó a nivel nacional. En ese periodo la autonomía perdió unos 2.000 empleos, el 11,5 por ciento del total, y de 2007 a 2017 el presupuesto de la Administración Autonómica en cultura descendió casi un 54 por ciento, mientras que el de los Ayuntamientos ha bajado un 7,5 por ciento y el de las Diputaciones Provinciales un 8,8 por ciento entre 2015 y 2017.

Con ese punto de partida llegó la pandemia, que como reconocen desde el propio Ministerio de Cultura y Deporte ha afectado “de manera muy directa y grave a la vida cultural en todos los ámbitos”, condicionando el funcionamiento de bibliotecas, cines, teatros, librerías, monumentos, centros cívicos, museos y el resto de espacios culturales sin que la incertidumbre reinante permita vislumbrar una solución a corto plazo.

Todo ello ha teniendo un fuerte impacto en los medios de subsistencia de los artistas, muchos de los cuales son trabajadores independientes o en pequeñas y medianas empresas. Una encuesta realizada por el Observatorio de la Cultura de la Fundación Contemporánea establece que el sector cultural, que aporta a la economía nacional el 2,5 por ciento del PIB, prevé perder el 36,5 por ciento de sus ingresos en 2020. Según otra encuesta de la Fundación Santa María la Real, dos de cada tres industrias culturales y creativas de Castilla y León han reducido sus ingresos un 75 por ciento a causa de la crisis del coronavirus.

El movimiento Alerta Roja, que agrupa a trabajadores de espectáculos y eventos de toda España, visibilizó en los meses de septiembre y diciembre la “insostenible” situación del sector, sometido al “ahogo” debido a la crisis sanitaria y las restricciones impuestas en todo el territorio por el Gobierno central y las administraciones autonómicas. “Las administraciones públicas, desde la local a la estatal, pasando por la autonómica, se han olvidado de nosotros. Nos han cancelado eventos sin que nos haya llegado ninguna ayuda”, resumía el coordinador de Alerta Roja en Burgos, José Antonio Duque.

El Año Delibes

El Año Delibes, para conmemorar el centenario del nacimiento del autor de ‘El camino’, estaba llamado a ser el gran acontecimiento cultural del año a partir de la inauguración prevista para el 19 de marzo de la exposición en la Biblioteca Nacional, comisariada por Jesús Marchamalo. La muestra finalmente vio la luz el 17 de septiembre, condicionada por las restricciones de aforo y movilidad, ofreciendo durante dos meses a los visitantes un recorrido por la vida y obra de un autor que se adelantó a su tiempo. Hace apenas dos días se acaba de inaugurar en la Sala Municipal de Exposiciones de La Pasión, en Valladolid, donde permanecerá hasta el próximo 4 de mayo, con un añadido sobre las traducciones que se han hecho de su obra.

Además los múltiples homenajes que le han brindado a lo largo del año en toda España instituciones como el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, la Diputación Provincial, el Ayuntamiento de Valladolid o las Cortes Regionales, entre otras muchas, se ha avanzado en la decisión sobre el inmueble que acogerá en el futuro la sede fe la Fundación que lleva el nombre del escritor y custodia su legado. En febrero, el Ejecutivo autonómico se comprometió a adquirir un edificio singular en Valladolid para que, posteriormente y de forma conjunta con el Consistorio, la Diputación y la Fundación, asumir las obras de acondicionamiento y la adecuación museística del inmueble. En los presupuestos de la Comunidad para 2021 se ha reservado una partida de 600.000 euros para la adquisición.

Terremoto en la OSCyL

Nadie podía imaginar en la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, en los primeros días de 2020 mientras estaban de gira por la India, el terremoto que se le venía encima. Apenas cuatro meses después sus dos principales responsables habían anunciado sus despedidas. El 3 de marzo, justo antes del confinamiento, Andrew Gourlay, director titular de la formación desde el 1 de octubre de 2015, hacía público que dejaría el cargo a partir del 31 de julio. La Consejería de Cultura anunció entonces la creación de un Consejo Asesor que elegiría a su sucesor en un procedimiento “abierto y transparente”.

El 8 de mayo se anunció la composición de ese Consejo Asesor, y menos de una semana después Jordi Gimeno, gerente y director técnico de la OSCyL durante los últimos siete años, anunciaba su dimisión, ligada a su ausencia y a la ausencia del resto de integrantes de la formación del Consejo Asesor. Desde el comité de empresa de la Orquesta un día después hicieron público su “malestar”, acusando a algunos de los miembros del Consejo de “no tener la suficiente relación y experiencia en el mundo sinfónico”, denunciando una “intromisión extrema” y reclamando que su opinión sea “relevante” en la toma de decisiones que “puedan afectar al buen funcionamiento de la Orquesta”.

Tras ofrecer una serie de actuaciones online durante el confinamiento, como la interpretación a distancia que hicieron más de cuarenta músicos del ‘Himno a la alegría’, de Beethoven, la OSCyL retomó su actividad en julio con una gira que llevó a cuatro formaciones musicales a quince localidades de la Comunidad, y participó en conmemoraciones como el décimo aniversario del Museo de la Evolución Humana en Burgos o el 35 aniversario de la declaración de Ávila como Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, entre otras. El último día de septiembre la Fundación Siglo convocó el concurso público para cubrir la plaza de gerente de la formación.

Crisis en Musac y Patio Herreriano

Convulsa ha sido también la situación en los dos principales museos de arte contemporáneo de la Comunidad. El Musac en León arrancó el año celebrando su 15 aniversario con la exposición ‘Cinco itinerarios con un punto de vista’, que ocupó todas sus dependencias con un centenar de obras de 84 artistas. A finales de septiembre el consejero de Cultura, Javier Ortega, anunció que cuando acabe el contrato del actual director del Musac, Manuel Olveira, en junio de 2021, sacará su plaza a concurso “de forma transparente y con criterios profesionales”, asegurando que a ella podría optar “el mismo director y otros directores”.

Unos días después, el propio Olveira era tajante al subrayar que, si no se renueva su contrato, entendía que no debía presentarse al concurso, y consideraba que “hubiese sido oportuno” haberse enterado por el consejero “y no por la prensa” de la no renovación. Además, denunciaba que “las externalizaciones que precarizan a los trabajadores y empobrecen el servicio a los ciudadanos, los nuevos tecnócratas que aumentan una burocracia inútil, el desinterés de los responsables públicos, los recortes evidentes o encubiertos y todo tipo de agresiones están poniendo en peligro la funcionalidad del museo”.

Revueltas corrieron también las aguas en el Museo Patio Herreriano, con sede en Valladolid. A mediados de julio, ‘El Mundo – Diario de Valladolid’ publicaba que Javier Hontoria, que había sido nombrado director del centro en febrero de 2019 después de tres años y medio con la plaza vacante, se oponía a la decisión de la Concejalía de Cultura de albergar en el centro y en otros espacios de la ciudad una exposición dedicada a Cristóbal Gabarrón, que buscaba vincular los 75 años del creador nacido en Mula (Murcia) con el 75 aniversario de las Naciones Unidas.

La repercusión entre los profesionales del sector no se hizo esperar, y se sucedieron los manifiestos de profesionales que denunciaban “injerencias políticas” (desde la Asociación de Directoras y Directores de Arte de España o la Unión de Artistas Contemporáneos de España), junto a la la plataforma ciudadana ‘El Herreriano no se toca’ o la propia opinión del primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia. La concejala de Cultura, Ana Redondo, y el director del Patio Herreriano, Javier Hontoria, cruzaron acusaciones en sendas cartas abiertas en las páginas de ‘El Norte de Castilla’, y la muestra ‘Gabarrón. Un humanista del color’ finalmente, abrió sus puertas el 24 de octubre, coincidiendo con la inauguración de la 65 Seminci, que tras mucha incertidumbre finalmente pudo desarrollarse de forma presencial, pese a las severas restricciones de aforo y el decreto del toque de queda marcado por el Gobierno autonómico un día antes de la inauguración.

Ausencias y premios

El 9 de marzo, en los últimos días de la ‘viaje normalidad’, Castilla y León perdía a uno de sus más grandes pensadores, el Premio Cervantes José Jiménez Lozano, que decía adiós a los 89 años. El maestro abulense dejó tras de sí un inmenso legado literario y periodístico, que incluye una docena de poemarios, numerosos ensayos y cerca de treinta novelas. A su pérdida se sumó en junio la de Félix Pérez, uno de los fundadores de Candeal; en septiembre la del escritor ponferradino César Gavela, en octubre la del abulense Tejero Robledo, presidente de la Sociedad de Estudios del Valle del Tiétar; en noviembre la del artista afincado en el Bierzo Paco Yllán, conocido como el pintor de Las Médulas; y hace apenas unos días, ya en diciembre, la del fundador de la revista literaria Artesa, Antonio L. Bouza.

Motivo de alegría en un año aciago fue sin embargo la concesión por parte del Ministerio de Cultura y Deporte del Premio Nacional de las Letras Españolas 2020 al escritor leonés y académico de la Real Academia Española Luis Mateo Díez, por ser “heredero de una cultura oral en la que nace y de la que registra su progresiva desaparición”, y por su “técnica y un lenguaje poético de extraordinaria riqueza y una preocupación constante por la dimensión moral del ser humano”.

En cuanto a premios, José Luis Alonso de Santos y Pablo Andrés Escapa ganaron ex aequo el Premio de la Crítica de Castilla y León, el periodista y escritor berciano Carlos Fidalgo se alzó con el premio Letras del Mediterráneo con su novela histórica ‘Stuka’, Santiago Segura recogió el Roel de Honor de la Semana de Cine de Medina del Campo (que se vio interrumpida por el confinamiento y se reanudó el 11 de agosto), el empresario teatral valllisoletano Enrique Cornejo fue distinguido con el premio a la Trayectoria Profesional de ATA, Zanguango Teatro y la burgalesa Elisa Sanz se alzaron con sendos Premios Max al mejor espectáculo de calle y mejor vestuario, Javier Semprún recibió el Premio de Teatro Provincia de Valladolid 2020, Juan Ignacio Miralles (‘Licas’) recibió el homenaje del TAC en Miniatura, y Pedro Almodóvar recibió “orgulloso” el Águila de Oro de la XXXII edición del Aguilar Film Festival (Palencia). El confinamiento sorprendió también a la Junta en pleno anuncio de los Premios Castilla y León, y solo pudo anunciarse la concesión por unanimidad del Premio Castilla y León de Ciencias Sociales al doctor en Geografía Fernando Manero.

Otros asuntos

En noviembre, el Ayuntamiento de Valladolid anunció que recupera la propiedad del Teatro Lope de Vega, tras intercambiarla a cambio de una parcela en el Callejón de la Alcoholera valorada en 1,9 millones de euros, y pese a las dificultades, la Fundación VIII Centenario de la Catedral de Burgos ha programado a lo largo del año más de 60 actividades culturales en vísperas de la gran celebración de 2021, aunque sigue pendiente la inauguración de ‘Burgos-Toledo Orígenes de España’, una gran exposición que reunirá en la capital de Castilla-La Mancha más de 200 piezas de once autonomías.

El director y creador de la Muestra de Cine Europeo ‘Ciudad de Segovia’ (Muces), Eliseo de Pablos, dio un paso al lado y dejó la dirección del certamen tras 16 años al frente. Las provincias de León, Burgos y Palencia acogieron parte del rodaje de la serie de ficción ‘3 Caminos’, protagonizada por Álex González, Cecilia Suárez y Verónica Echegui, que se estrenará en Amazon Prime el próximo año con motivo del Año Jacobeo, y en octubre pudo ver la luz en el Meadows Museum de Dallas la exposición ‘Alonso Berruguete. Primer escultor del Renacimiento Español’ después de su paso por Washington, con más de 40 obras del escultor palentino que pertenecen al Museo Nacional de Escultura de Valladolid, ciudad donde se despertó un cierto revuelo mediático internacional cuando se anunció la búsqueda de los restos del héroe de la resistencia irlandesa Hugh O’Donnell, una búsqueda que concluyó sin frutos.

Siega Verde, en Salamanca, celebró con una exposición en Francia el décimo aniversario de su declaración como Patrimonio de la Humanidad, el mismo año que Atapuerca conmemoraba en Burgos el 20 aniversario de la declaración del yacimiento como Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO. La Junta declaró Madrigal de las Altas Torres (Ávila) y la Plaza de Santa Eulalia en Segovia Bien de Interés Cultural en la categoría de conjunto histórico, y los Fueros de León resonaban mil años después en el claustro de la seo leonesa.