Informe de situación de los Artistas Visuales y medidas ante la crisis del COVID-19

El artista visual se encuentra ya en una situación laboral precarizada y
dependiente, pero si además le sumamos las consecuencias que está
provocando esta crisis, el efecto se torna crítico y exige tomar medidas de
urgencia para solventar el impacto económico y profesional de los artistas,
como ya están haciendo otros países como Francia o Alemania.

Es preciso señalar que los artistas visuales son el epicentro del sector del
arte contemporáneo y sin ellos el resto de agentes e instituciones no
existirían. Es el agente del sector más desprotegido y siempre ha
precisado de un especial respaldo por parte de la administración pública.
Actualmente, su protección se convierte en una necesidad para todo el
sector y para la sociedad en general.

Muchas de las carencias y medidas que se proponen, responden no solo a
esta situación de crisis, sino que son algunas de las medidas fiscales y
laborales ya propuestas por el Estatuto del Artista Visual, pero no suscritas
por la administración. A pesar de ello, es absolutamente necesario
manifestar la situación real a la que se enfrentan todos los artistas
españoles a raíz del comienzo de esta crisis sanitaria. Para ello hemos
realizado una encuesta a gran parte de los socios de la Federación y
hemos solicitado propuestas de medidas de urgencia a las diferentes
asociaciones autonómicas con el fin de reducir lo más posible el daño al
sector de los artistas visuales.

La encuesta fue realizada a 180 artistas profesionales, de los cuales el 58’6
% se dedica exclusivamente a la creación artística, el 2’9 % a la docencia
o investigación y el 38’5 % a ambas.

De todos ellos el 42’8 % son Autónomos, el 16’2% trabajadores por
cuenta ajena, el 10’4 % jubilados, el 7’5 % funcionarios y el 14’5%
desempleados. Queda patente que casi la mitad de artistas encuestados
forman parte de una de las figuras fiscales más débiles, los autónomos.
La principal actividad cancelada a partir del comienzo del Estado de
Alarma es la relativa a exposiciones y venta de obra (22’9 %) seguida de
Exposiciones en Museos y Centros de Arte (14’3%), Venta directa de obra
(11’4%), docencia en los ámbitos públicos y privados (9’7%), Cursos ,
seminarios o talleres (9’1%), Proyectos artísticos en otros países (5’7%)y
Residencias artísticas (1’7%). El 25% restante se subdivide en actividades
de muy diversa índole. El tipo de actividades canceladas, son
concretamente las que más dinero proporcionan a los artistas
contemporáneos de nuestro país.

Las pérdidas totales de los artistas son las siguientes:

El 25% de los artistas ha sufrido pérdidas de entre 500 y 15.000 €. El
33’8% de entre 15.000 y 25.000€, el 27’5 % de entre 25.000 y 50.000 y el
3’8% restante más de 50.000€. Esto arroja datos muy preocupantes ya
que en muy poco tiempo las pérdidas han sido muy cuantiosas, lo que
implica un notable crecimiento durante las próximas semanas y sobre
todo, dificultades para la recuperación de los afectados a medio y largo
plazo.

Casi el 60% de los encuestados han sufrido alguna pérdida por la
cancelación de convocatoria, subvención o prestación. De todos ellos, el
45% ha tenido pérdidas de entre 1000 y 5.000 euros, el 36’9 de entre
5.000€ y 25.000€, el 15’3% de entre 25.000€ y 50.000€. Llas pérdidas del
2’7% restante superan los 50.000€.

En lo que llevamos de crisis el 16’2% de artistas han sido despedidos, han
sufrido un ERE o ERTE, o creen que lo va a sufrir. Ese 16’2%
secorresponde con elnúmero de encuestados cuya situación fiscal es la de
trabajadores por cuenta ajena.

En el 54’5% de los casos esta crisis sanitaria ha afectado a terceros
dependientes o asalariados de artistas visuales.

El 85% augura que esta crisis tendrá consecuencias muy graves a medio
plazo y pocomás del 80% afirma que se han cancelado o cancelarán
proyectos programados para el siguiente trimestre.

Además, el informe publicado por el Consorcio de Galerías arroja datos
que muestran los efectos del COVID-19 en este campo del sector.
Evidentemente, muchos de ellos afectan directamente a los artistas.
Desde antes de la aplicación de las medidas de urgenciapor la crisis
sanitariaen España, el sector comenzó a resentirse. Los resultados de
ventas en las ferias madrileñas expresan que, respecto a otras ediciones,
el 87, 5% de las galerías ha tenido pérdidas. Apenas un 12,5% ha logrado
mantener el mismo beneficio de ventas que en la edición anterior, y
ninguna ha obtenido mayores beneficios que en 2019. Los rangos de
déficit de este 87,5% de las galerías que han tenido pérdidas, van del -3%
al -100%, siendo la media de pérdidas para el gremio de un -51,36%. Las
causas son, entre otras, la baja afluencia de coleccionistas extranjeros y la
cancelación de acuerdos de ventas postferia.

Desde la UNIÓN A.C. creemos que la situación de los artistas visuales
normalmente es bastante precaria, y los bajos ingresos que por regla
general tenían hasta ahora, se convierten durante la crisis en casi
inexistentes o nulos. Además, las pérdidas no solo son cuantiosas sino que
para muchos, son oportunidades posiblemente irrecuperables a medio e
incluso a largo plazo. Por todo ello se proponen medidas de urgencia a
corto, medio y largo plazo que traten de aminorar la incidencia de la crisis
en la vida económica y profesional de los artistas visuales y construyan un
futuro esperanzador para la cultura contemporánea de nuestro país.
Medidas fiscales, laborales y de seguridad social:

Exoneración de la tasa de autónomos hasta que la situación se normalice.
Somos conscientes de que es una medida ya en marcha, pero que en
algunos casos, no responde a las especificidades de los artistas visuales.
Muchos artistas tienen dificultades para cumplir losrequisitos que se
aplican según el Real Decreto del 14 de marzo. Por ello se pide la
suspensión directa de pago de la cuota de autónomos para creadores
dados de alta en los correspondientes epígrafes.

Asimismo, pedimos la creación de algún tipo de perfil laboral para artistas
que asegure una renta básica o ayuda mínima a este sector profesional.
La implantación de una renta básica para la supervivencia de los artistas
no regularizados institucional o empresarialmente y que constituyen la
base sobre la que se sostiene el sector, es absolutamente necesaria para
impedir la precariedad ya existente. Así como compensar a aquellas
personas que puedan demostrar actividad prevista suspendida para este
periodo y garantizar las liquidaciones pendientes por parte de las
instituciones.

Aplazar los pagos de IVA e IRPF, permitir la moratoria de pago de
préstamos a autónomos y reducir o eliminar el IVA cultural de forma
temporal para incentivar el mercado artístico. Una Ley de Mecenazgo es
prioritaria para el fortalecimiento del sector, y ahora más que nunca
favorecería la situación de los artistas visuales.

Conceder la moratoria de pago o financiación sin intereses para el
alquiler de estudios y los costes de producción de trabajos que estuvieran
en proceso.

Regular el 1’5% cultural para generar ayudas a creadores
contemporáneos. Promover ayudas de urgencia para el fomento de la
actividad online vinculada a la creación o a actividades como seminarios,
clases o talleres.

Otras medidas:

Los artistas exigen que las instituciones que han cancelado actividades
culturales se manifiesten públicamente y por escrito asegurando la
celebración de los eventos, exposiciones, etc. En cuanto sea adecuado
por razones de salud pública y manteniendo los compromisos
artísticosmás allá de la crisis con el fin evitar cancelar proyectos ya
comprometidos.Esta acción es importante ya que la falta habitual de
contratos dificulta la posibilidad de exigir mediante vías legales por parte
de los artistas el reconocimiento de la realización de dichas actividades. Lo
que demuestra la necesidad de aplicación de las Buenas Prácticas por
parte de las instituciones que no actúan de acuerdo a las mismas.
Promoción de artistas en las web de instituciones y museos con el fin de
visibilizarlos.

Conclusiones:

Muchas de las medidas no aprobadas que conforman el Estatuto del
Artista Visual serían hoy un alivio para el sector. La no aplicación de dichas
medidas en los dos últimos años hará (si cabe), más honda la herida que
está dejando y dejará esta crisis sanitaria. Del mismo modo, el
cumplimiento de las Buenas Prácticas pone a prueba a muchas
instituciones, tanto públicas como privadas.

Esta crisis afectará notoriamente al sector a medio y largo plazo ya que es
uno de los más afectados en cualquier situación de crisis económica. Por
ello se pide que tomen como referencia las medidas que otros países
europeos están llevando a cabo para la defensa del ecosistema artístico y
sobre todo de su principal y más importante actor, el artista.

La creación artística contemporánea debería ser un bien fundamental de
primera necesidad, como lo es para otros países europeos. Por tanto,
mantener la actividad artística es prioritario para el futuro del país y se
han de tomar medidas acordes. Ahora más que nunca se ve como los
productos culturales son, en estos momentos de crisis, los más
consumidos por la población.

La cultura necesita hoy, más que nunca, el apoyo urgente de la
administración pública y de toda la sociedad para minimizar los estragos
económicos y sociales de esta situación, ya que de no contar con apoyos
concretos supondrá para muchos creadores el abandono de su trabajo
para siempre o durante mucho tiempo.
<p style=”text-align: right;”>Fdo. UNIÓN AC
Unión de Artistas Contemporáneos de España</p>