AVA denuncia “malas prácticas” de la Junta en la adquisición de 40 obras de artistas de Castilla y León

Noticia recuperada de Tamtampress

 

La asociación de Artistas visuales Agrupados Castilla y León, AVA CyL, denuncia que “la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León ha adquirido recientemente 40 obras de arte contemporáneo de 34 artistas de la Comunidad, por un valor próximo a los 200.000 euros, a través de un procedimiento sin convocatoria explícita, falto de publicidad y de transparencia“.

Reproducimos la nota de prensa que nos han hecho llegar:

AVA Castilla y León, que declinó participar en el jurado que decidió la adquisición, reitera a la Junta la importancia de respetar, ahora más que nunca, las Buenas Prácticas en cualquier actividad acometida en defensa de un sector que agoniza a pesar de ser crucial para la sociedad y los individuos que la formamos.

Tras un año de pandemia es de sobra conocido que la situación generada por el COVID-19 ha sido terriblemente dañina para muchos sectores productivos, especialmente para los que, como la cultura, trabajan necesariamente de cara al público. El sector de las artes visuales no es una excepción. A la situación ya precaria que, aun a falta de un diagnóstico serio y detallado, es evidente que sufre el sector, se unen ahora la suspensión de exposiciones y actividades comerciales de todo tipo y los recortes de presupuesto que llevan a cabo particulares, empresas y administraciones en actividades que, aun habiendo demostrado repetidamente su utilidad para un desarrollo sano y natural de la sociedad y de los individuos que la forman, raramente se consideran “de primera necesidad”.

Conscientes de esta situación, Artistas visuales Agrupados Castilla y León, AVA CyL, miembro de la UNION AC. Artistas Contemporáneos de España, se reúne, a principios del pasado año con administraciones nacionales, regionales y locales, incluida la Junta de Castilla y León con la que mantiene repetidas reuniones desde septiembre de 2019 con la Consejería de Cultura para tratar la situación del sector y estudiar la participación de la Administración, desde las buenas prácticas, en la nueva realidad del sector.

En mayo de 2020, AVA CyL propone a la Junta una serie de actuaciones para la protección del sector de las artes visuales que se concretan en el documento “20 MEDIDAS PARA LA REACTIVACIÓN DEL SECTOR DE LA CULTURA EN CASTILLA Y LEÓN. Mayo 2020” y que, entre otras cosas, hacen hincapié en la necesidad de realizar inversiones, como ya han hecho Francia o Alemania, para llevar a cabo una recuperación efectiva.

Huelga decir que la mayor parte de las propuestas recogidas en el documento cayeron en saco roto, si bien una de las medidas planteadas era la “Propuesta anual de una dotación económica para adquisición de obra de los artistas de la Comunidad a fin de fortalecer la profesionalización y de paso aumentar y enriquecer las colecciones de la Junta de Castilla y León y otros museos y Centros de la Comunidad.”

Esperábamos entonces la realización de una convocatoria que, en cumplimiento de las BUENAS PRÁCTICAS que nuestra Asociación preconiza, cumpliera con los requisitos de plazos, publicidad e independencia del jurado que garantizaran la participación y la transparencia de una convocatoria que nunca existió.

En lugar de hacer una convocatoria pública de adquisición de obra la Junta de Castilla y León, a través de la Fundación Siglo, decide hacer una supuesta Base de Datos, sustentada en una aplicación de Hoja de Cálculo (primer indicio de su falta de calidad y profesionalidad) que además se hace pública a través de la web de la Fundación Siglo y que recoge datos como DNI, dirección, teléfono, e-mail de los artistas que participan y a los que, en cumplimiento de la Ley de Protección de Datos, se les obliga a firmar una “Autorización para el tratamiento de difusión de datos de obras, artistas y galeristas de Castilla y León” con indicación expresa de que “El hecho de no autorizar el tratamiento en estos extremos implica la imposibilidad de participar en la actividad indicada”.

En la Hoja de Cálculo (Excel) que la Fundación Siglo llama Base de Datos, los artistas participantes se comprometen a hacer públicos datos personales como DNI, teléfono, mail, dirección postal, etc. y precio de su obra, fotografías incluidas, sin ninguna reciprocidad ni garantía de adquisición de las mismas que, sin embargo, pueden resultar “quemadas” por esta publicidad. La opacidad del proceso y la posibilidad de ver conculcados sus derechos ha supuesto la negativa de muchos/as artistas de Castilla y León a formar parte de este insólito documento y a presentar sus obras.

Esta “Base de Datos”, que es más bien un listado de obras con datos personales de sus autores, sirve finalmente de base para la adquisición que la Fundación Siglo decide en marzo de 2021, con lo que la Consejería denomina “fondo de reactivación artística”, sin que haya mediado convocatoria ni se hayan garantizado mínimamente la participación y la transparencia.

De hecho, asociaciones tan importantes como AVA Castilla y León o el Instituto de Arte Contemporáneo, renunciaron a justificar la supuesta convocatoria que nunca existió con su participación en el jurado.

En resumen, la reciente adquisición de obras se ha realizado sin convocatoria pública, mediante un procedimiento escasamente respetuoso con la protección de datos y los derechos de autor y una considerable falta de publicidad y transparencia que, de facto, ha excluido a prestigiosos/as artistas de la Comunidad, en lo que sin duda puede ser un ejemplo de no aplicación de las buenas prácticas que les hemos exigido a las Administraciones, que les hemos enseñado y que nos hemos ofrecido a ayudarles a implantar.